PARLA / EDITORIAL: Colaboración ciudadana, arma fundamental contra el delito

En muchas de las operaciones policiales contra el crimen organizado o la delincuencia habitual es decisiva la participación de los vecinos. La comunicación de posibles situaciones irregulares o de dudosos comportamientos son de gran ayuda para la puesta en marcha de operativos que acaban con la desarticulación de bandas delictivas o de integrantes de mafias diversas.

Como ejemplo, la Policía Local de Parla, junto a la división de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, ha logrado detectar una vivienda con 500 plantas de marihuana en la localidad. Las sospechas que despertaba el comportamiento de la pareja de arrestados dio pie a la “Operación Mantillo”, que acabó por descubrir esta práctica ilegal. Los dirigentes policiales insisten siempre que es mejor comprobar una falsa alarma que no actuar ante determinados amigos de lo ajeno, traficantes de drogas, gamberros o ladrones de vehículos o inmuebles.

Durante 365 días al año, las redes delincuenciales actúan y la primera forma de luchar contra ellas o
dificultar su labor es informar a los cuerpos policiales de aquellas situaciones o comportamientos que
pueden evidenciar la comisión de presuntos delitos.

Parla, como gran ciudad con más de 128.000 habitantes, no es una isla en el desierto de la delincuencia.
Como en otras grandes urbes del sur, hay gente que vive del trapicheo de mercancía robada, que se
dedica a traficar con sustancias estupefacientes o a entrar por la fuerza en domicilios. Fenómenos como
la prostitución existen porque hay un mercado de consumidores que, por desgracia, recurre a ella y los
objetos se roban porque luego hay quien los compra. Nada nuevo bajo el sol.

Sin embargo, hay un hecho contrastado que siempre ofrecen como argumento los responsables en
materia de seguridad: el acoso al delincuente y ponerle las cosas difíciles es vital para que decida no
actuar. La colaboración ciudadana, junto a más medios y efectivos policiales, son la clave, así como no
bajar nunca la guardia contra “los malos”. Eso sí que depende de nosotros.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies