PARLA / EDITORIAL: Adiós a 2018, otro año de parálisis institucional y económica

El año 2018 llega a su fin y los ciudadanos de Parla acabarán con la ya típica sensación de que estos doce
meses apenas han servido para que sus representantes —Gobierno y oposición— hayan ofrecido
soluciones reales a los problemas enquistados que arrastra el municipio desde hace décadas. En un
marcado ambiente de precampaña electoral previo a los comicios del próximo mes de mayo, los partidos
políticos empiezan a engrasar sus maquinarias para volcarse en la principal tarea de entrar o, al menos,
mantener representación en la Administración local.

En breve, los vecinos de la localidad conocerán de forma oficial a los principales cabezas de lista de
cada una de las diferentes candidaturas de cara a las elecciones de 2019, así como sus ejes programáticos.
Queda por determinar el comportamiento del cuerpo electoral parleño y su orientación del voto, si elegirá
en función de las siglas, influido por el complicado ambiente político a nivel nacional, o si decidirá
analizando la realidad de un enclave local tan complejo como el de nuestro municipio.

Como cada cuatro años, las diversas opciones realizarán sus promesas para captar el mayor número de
votantes con bonitas palabras y buenas fotos. Sin embargo, los ciudadanos mejor informados, hartos del
actual panorama de paralización institucional que vive el Consistorio, podrán optar entre continuar
apoyando a algunos partidos o cargos públicos inoperantes —acostumbrados a vivir cómodamente del
presupuesto público— o a apostar por nuevas formaciones que ofrezcan aire fresco a una Corporación
que vive prisionera de una deuda que supera los 700 millones de euros y de un carísimo tranvía que no
puede pagar.

El desempleo, los índices de delincuencia, la ocupación ilegal de viviendas, la escasez de comercio e
industria o los problemas de transporte necesitan urgentemente medidas de choque, lentas y difíciles en
muchos casos. Falta por ver qué prometerán algunos para justificar su fracasada labor y conservar sus
escaños en un Pleno al que han perdido totalmente el respeto. Vivir para ver.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies